Saturday, November 9, 2013

Lecturas fragmentarias

Abro el libro al azar; página 190. Empiezo a leer. “5 December 1982. Invited to dinner by Madame Yourcenar and Jerry, just the three of us at the Takanawa ―sole for her, abalone for him, steak for me”. Alguien irrumpe a la mesa a mis espaldas: el cataplum de un bulto muerto cayendo encima de la mesa, el chirrido de una silla, tramitan la ocupación. Cada movimiento suyo (puedo verlo conforme voy por mi café recién anunciado) se regodea en un énfasis de jugador de fútbol americano zigzagueando solitario entre moles de aire. Cada ruidito que profiere (de nuevo a mis espaldas) es más aparatoso de lo que uno juzgaría necesario para sacar municiones y demás pertrechos de su mochila; para colocar el conjunto sobre la mesa, articularlo, y largarse en un desaforado clic, clic, clic, ráfagas de clics de ratón.

1 comment:

  1. cafe cafe cafe... què no ocurre en este mundo alrededor de un cafè...

    ReplyDelete